jueves, 3 de abril de 2008

12 DE ABRIL, RITUAL DE REENCUENTRO



12 de abril, Ritual de Reencuentro
(abril de 2008)


      Qué tal, gente!.
      Los vuelvo a invitar a una nueva celebración del milenario ritual, con la fiesta de siempre, con las sorpresas del caso, con el show, desde nuestras aptitudes, en su máximo esplendor. El Recital como trinchera, donde nos refugiamos y nos encontramos a salvo, nos resignamos a gastar más balas contra un gigante de acero que no se inmuta y en sus cortesanos que se mimetizan, se ponen nuestras ropas, no por humildad sino para desabrigarnos, comen en nuestra mesa, no por compartir sino para desnutrirnos, y gustan de nuestra música, no para gozar sino para quitárnosla y vaciarla. Sólo nos queda alimentar la célula desde adentro, fortalecerla, que no se divida sino que se reproduzca.
      El sábado 12 de abril a las 21:00 hs. en Pte. Perón 1372 se juntan algunas almas, unas felices, otras abandonadas, todas desesperadas, en busca de algún vestigio rebelde del nuevo siglo que nos lleve a encontrar la grieta en donde poder respirar un poco de aire fresco.
      Los espero.

CHRISTIAN GORDILLO      

P.D.: A manera de adelanto, una nueva canción ...


PETALOS Y ESPINAS
Rastros de una flor que se perdió sin marchitar,
las cosas aún conservan su color de eternidad.
Perfume de parto y de pasión, y de luchar,
la mejor vendedora del sol, al despertar.

Cuando la muerte se presente aplastaré su antiguo reloj,
será como domar a un tigre viejo.
Y espantada correrá, gritará con su ronca voz,
fantasmas en el mundo de los vivos nunca ví.

Y serán las piedras del camino que no tienen fin,
parirán esta canción desesperada por no olvidar tu voz.

Sonreirán tus capullos mientras sueñan, la vigilia es cruel.
Saben de almohadas mojadas, de mañanas sin razón.
De mañanas sin razón.

Pétalos y espinas nos dejó, será un ritual.
Las vidas ofrendadas por amor no morirán.
Cuanto más gigante es la pasión nos duele más.
La sangre derramada no secó, ni secará.

Cuando la muerte se presente aplastaré su antiguo reloj,
será como domar a un tigre viejo.
Y espantada correrá, gritará con su ronca voz,
fantasmas en el mundo de los vivos nunca ví.

Y serán las piedras del camino que no tienen fin,
parirán esta canción desesperada por no olvidar tu voz.
Sonreirán tus capullos mientras sueñan, la vigilia es cruel.

Saben de almohadas mojadas, de mañanas sin razón.
De mañanas sin razón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario