jueves, 25 de abril de 2013

CARTA PARA CHRISTIAN GORDILLO



CARTA PARA CHRISTIAN GORDILLO
(24 de abril de 2013)


          Si sería una carta más, un mensaje más, empezaría con un “querido Christian” quizás, pero no. No es una carta más, no es un mensaje más, por lo menos para mí.
          En resumen, quiero expresarte, Christian, lo que significa Chala Rasta para mí, lo que genera en mí y como cambió mi vida y día a día me acompaña.
          El primer tema que conocí de Chala fue “Ya lloré” y ya cuando la escuché sabía que no era una canción más, de una banda más. De a poco fui interiorizándome y escuchando los demás temas y cada vez me fue gustando más, fui leyendo sobre la banda, fui a verlos en vivo, y hasta puedo decir que tuve el placer de saludarte dos veces, y gracias a tu humildad y simpatía, es de los recuerdos más lindos que tengo.
          Te cuento que todos los días escucho aunque sea un tema de Chala, día a día me acompañan y me enseñan, si me caigo, me ayudan a levantar.  Si no sé hacia dónde ir, me guían para encontrar el mejor camino. Si me siento solo, me dan esa compañía que sólo la música te puede dar (vos lo dijiste ya, “La alegría que me falta, busco incansable en una canción”) y con cada letra, cada nota, me dan una lección nueva de cómo crecer, ser mejor persona y disfrutar de los buenos momentos, los que verdaderamente valen. Como otra vez dijiste vos, esas “Flores del desierto”.
          Cada vez que escucho las letras de sus canciones, me vuelvo a asombrar como la primera vez de lo maravillosas que son, del contenido que tienen y siempre me dejan alguna nueva enseñanza  o ese consejo que todos necesitamos.
          Es una fecha especial para mí, hoy 24 de abril de 2013, escribo esta carta. Pero mañana 25, se cumple otro mes más sin mi segunda mamá, mi nona. Todos sabemos lo que son las nonas, las abuelas, no hace falta agregar mucho más. Con ella se fue una parte de mi. Fue un momento muy duro en mi vida, quizá lo más duro que me toco enfrentar en mis pocos años de vida (tengo 20 años). Pero gracias a vos y los chicos de la banda, con su música, su mensaje, puedo llevarlo lo mejor posible y en vez de estar triste, puedo tener una sonrisa en mi cara y recordar todos los momentos hermosos que pasamos juntos, me dan fuerza para seguir adelante y que ella esté orgullosa y me vea crecer desde donde quiera que se encuentre. Gracias a vos, yo me pude reencontrar con ella, cuando cantando dijiste “Si no estás acá y te necesito hablar, te buscare en los ojos de la luna”.
          Cosas como éstas genera Chala Rasta en mí, desde que conocí su música marcó un antes y un después en mi vida. No hay otra manera de describirlo.
          Quiero aprovechar esta situación para agradecerte, a vos y a los demás integrantes de la banda, por regalarme toda su música, toda su sabiduría, su humildad, su alegría. Por acompañarte todos los días, por nunca dejarme solo, por hacerme sentir libre cuando escucho una canción suya, y ni hablar de cuando los voy a ver tocar en algún lugar. Y como no te voy a agradecer por hacerme sentir más libre que nunca, si vos mismo me volviste a decir, sabio Christian, que mi libertad defienda con mi integridad, y yo te digo, que no voy a resignar ni un metro de libertad y aprovecho para contarte que, yo también soy esclavo de la libertad y no puedo vivir sin ella.
          Gracias por tanto, son mi banda preferida y la que amo, por que como le explicaba a una persona el otro día, ves a Chala en vivo y te enamorás, no hay otra. Es inexplicable lo que se siente al ver a Chala en algún recital, no hay palabra que exprese lo que generan.
          Espero volver a tener el placer de cruzarte de nuevo y darte un fuerte abrazo de agradecimiento y cariño, pero ojalá que ese día, recuerde pedirte una foto y llevar ese momento siempre conmigo, ya que las veces que te vi, anonadado por la emoción, no me di cuenta de retratar ese instante y cada vez que me acuerdo, me arrepiento de no haberte pedido una foto juntos.
          Saludos a vos, Gordillo, y a la banda. Nos vemos al rato, ya que como te dije, todo el tiempo están presentes en mi vida y a todos lados vienen conmigo a través de su música.
          Ah, por cierto, me olvidaba también de felicitarte por el libro “Hombre de barro”.
          En pocas palabras, excelente el libro, me encantó de principio a fin, y como de costumbre, me hiciste pensar muchas cosas con cada renglón que escribías en el mismo.
          Te manda un abrazo gigante y de corazón, un gran admirador tuyo, y perdón por no presentarme. Mi nombre es Lautaro Madia.
          GRACIAS POR TANTO, CHALA RASTA. Hasta pronto.

Lautaro Madia




No hay comentarios:

Publicar un comentario