miércoles, 31 de agosto de 2005

GIRA DE INVIERNO 2005



GIRA DE INVIERNO 2005
(julio y agosto/2005)

DIARIO DE LA GIRA
por Natalia Esquivel


Día 1:
Salimos a las 4 de la mañana del día martes 19 de julio de la casa de Gordillo. Juan, Guido, Leandro, Lucas (el Colo), Cóndor, el Niño, Gallo, Nico (un fan), Christian, Sebastián y yo.
Llegamos a la estación de servicio de Garibaldi y la avenida Hipólito Yrigoyen y es allí donde Gordillo dijo “llename el tanque”. Comienza la expedición.
Algunos durmiendo (la mayoría), Gordillo manejando, Seba copiloto, marchamos hacia Plaza Huincul donde había una fecha programada para el día 20 de julio.
Llegando a Azul bautizamos el viaje ... pinchamos una cubierta. Ese no fue el problema, sino que el “gato” que teníamos no servía. Así que nuestra misión era hacer dedo, parar un camión para que nos prestara su gato, necesitábamos urgentemente un alma caritativa.
Lo logramos!!! Conseguimos cambiar la rueda y seguimos camino.
Luego a la noche paramos en Bahía Blanca a comer, había una amplia variedad.
Y con el estómago lleno y el corazón contento....seguimos viaje.

Día 2:
La mayoría de la gente durmiendo, siguiendo viaje ... eran más o menos 01:30 de la mañana y en un momento no oportuno se incendió el micro, debo reconocerlo ... apoyé el termo de acero inoxidable en un cable que estaba pelado, pero no pasó a mayores.
Seguimos con nuestra ruta ... todo bien, la madrugada ... tranquilos, turnándonos para dormir, un rato en los asientos ... otro en los colchones y bolsas de dormir.
En un momento me despiertan a las 9 de la mañana y no sentía el ruido del motor. Les dije “no quiero saber que paso, despiértenme cuando sigamos”. Dormí hasta las 15:30 hs. y seguíamos varados, abro mi bolsa de dormir, bajo del Chalabus y encuentro a mis amigos sentados, tomando sol. Y fue allí donde me entere que hacía 5 horas que estábamos varados, en un pueblito de 90 habitantes donde el intendente era, nada más y nada menos, que el almacenero.
Muertos de hambre, llegó un tipo que nos podía remolcar a un pueblo llamado Villa Regina, a unos 60 kilómetros de allí. En ese momento llegaron Gordillo y Seba a rescatarnos con Bigote, Fontova ... nuestra salvación.
Este nos llevó a Godoy Cruz, otro pueblo, a un mecánico, el cual nos quiso envolver y mentirnos ... y es allí donde Seba le dijo que tenía y que debía hacer, y fue así donde el micro se tuvo que quedar en terapia intensiva por 3 días.
Bigote nos “acondicionó” su camión de carga para ganado y seguimos viaje. Con frío, mucho frío, pero calor humano.
Llegamos a Plaza Huincul, al boliche Ruca Dance y que pasó???. Estaba clausurado!!!. No podían tocar ... ... ... nos queríamos matar, tanto viaje y varados porque el colectivo debía quedarse allí 3 días.
Mientras Gordillo hablaba para cuando se solucionaría el problema nosotros descansamos en el sol, zapamos y a la noche fuimos a comer a un restaurante, y luego a dormir al hotel, que ellos nos habían reservado. Llegamos al hotel, y mientras nos registramos y dividíamos por habitación nos colgamos a ver las fotos de los “famosos” que allí estuvieron.
Luego nos bañamos, nos acomodamos, bajamos al lobby. Otros fueron al pool de la vuelta y otros nos fuimos a dormir directamente.

Día 3:
A la mañana siguiente, desayunamos y nos fuimos al boliche. Donde allí funciona la radio también, para promocionar el recital.
Luego Bigote nos llevó a Neuquén a tocar a la noche en el “Viejo teatro”, salió buenísimo la gente más que copada. Comimos pizza y nos quedamos a dormir allí, porque no teníamos techo. Eso sí, tuvimos que sostenerle la vela al último borracho, porque nuestra alcoba era la pista.
Al día siguiente debíamos tomar el micro a Cutral-Có, Bigote nos llevó a la terminal de Neuquén. Como llegamos 5 minutos antes, debíamos cargar todos los equipos al micro, así que la gente se bajaba, nos maldecía (por así decirlo) y como el ambiente estaba caldeado, fuimos en dos tandas. Gordillo, Seba y Juan se quedaron a esperar con la otra parte del equipo, otro micro que pasaba después de 3 horas.
Los que fuimos en la primer tanda fuimos hasta Cutral-Có, después los de la Ruca nos fueron a buscar, a la terminal, luego fuimos a la casa de un tipo (Milhouse) a comer y esperar a Gordillo y los demás para tocar y salir al aire en la radio.
Llegados nuestros amigos, comieron y fuimos al boliche, la Ruca, a tocar. La gente fue, y, como siempre, fue una fiesta. Ese día tocaba a la noche La 25, quienes, buena gente, ... no quisieron compartir escenario. Les propusimos después de las 12 de la noche, porque ellos tocaban a las 22 hs, pero no quisieron.
Chala Rasta brilló, y bueno, nos fuimos a dormir a una casa abandonada. Solo tenía (lo único que nos importaba) un hogar y ducha con agua caliente, así que mucho los muebles no nos importó.
Comimos (vale aclarar que en toda la semana comimos pizza, ya éramos las tortugas ninjas, jajá, jajá) y a la noche nos fuimos al boliche. Obviamente, nadie fue a ver a La 25. Nos dieron consumiciones para todos y bue, para qué hablar?.

Día 4:
Al día siguiente teníamos que volver a Neuquén a tocar a la plaza, y también teníamos que ir a buscar a nuestro adorado y nunca bien ponderado micro, Chalabus, nuestro hogar ... en una palabra.
Chala Rasta tocó con éxito, como siempre, y Seba y yo fuimos a buscar al Chalabus. Luego de abonar el servicio mecánico, nos volvimos a Neuquén a buscar a nuestros amigos. Llegamos!!!!!. Y al llegar a la plaza, cargaron los equipos, los bolsos, etc., y un fan, un barrilete de allí, nos invitó a una fiesta, ... entonces decidimos dejar de comer pizzas y compramos pastas.
Llegamos a la casa y empezamos, Seba y yo, a cocinar los fideos y la respectiva salsa. Unos Chala miraban tele, otros leían el diario, y así ... comimos y en el momento crucial de lavar los platos ... oímos una voz sollozando y diciendo “es mi casa, quién te creés que sos?”, etc.. Entendiendo la indirecta ... bastante directa, lavamos los platos a full, cual pez enajenado, y nos fuimos.
Con la panza llena y el corazón contento, partimos por fin hacia Bariloche!!!!.
Todo bien el viaje ... ... ... la mayoría durmiendo. Yo, sosteniéndole la vela y el mate a Seba que manejaba ... y entre tanto, cabeceando, llegando a Choele-Choel, qué creen?? ... nos quedamos sin gas-oil!!!!. Era la madrugada, con mucho frío. Y Gordillo despertó y solo atino a decir “Niño acompañá a Seba a buscar gas-oil”, pero no, el Niño desmayado se quedó, así que fueron Seba y Juan a buscar el combustible, entre la oscuridad, el sueño y el frío. Hubo pantalones, camperas, zapatillas, rociadas de gas-oil, pero nada más. Seguimos viaje y en Piedra del Águila, tomó la posta Gordillo y manejó hasta Bariloche.

Día 5:
Llegamos a nuestro objetivo, misión cumplida!!! ... ... ... Bariloche!!. Ni bien llegamos hicimos posesión de la casa, eran tipo 14.00 hs., más o menos. Supuestamente éramos 6, pero no, así que algunos se quedaron en el Chalabus, bajamos Gordillo, Guido, Seba y yo.
Después de que se vaya la propietaria, buscamos el Chalabus, que se había quedado a 3 cuadras, bajamos los bolsos, hicimos la posesión de las habitaciones, camas, colchones, etc.
Nos acomodamos, tomamos mates, algunos se bañaron y a eso de las 16:00 hs. fuimos hacia el Centro Cívico a hacer la primer presentación.
Luego esa noche en Moes, un boliche a quien secamos la barra.

......................

Y bueno así todos los días a la tarde en Centro Cívico, algunas noches salíamos a tomar algo a un bar, otras sólo como comíamos mucho a la noche. Las fuerzas sólo bastaban para ir a dormir.
Al segundo día de estar en Bariloche, llego otro fan de la banda, Alejandro, primo de Nico, otro compañero de aventuras. Ojala puedan ver la foto que se sacó, en la estatua de mierda, haciéndole un gesto apropiado y propio de la misma.
El jueves 29 fue cumple de Leandro, nuestro batero, decidimos ir de excursión temprano, así que unos nos levantamos a la hora acordada, a las 9 de la mañana y otros cuando el ruido no los dejaban dormir. Así que a eso de las 10:45 nos fuimos para el Cerro Otto, queríamos ver nieve. Fuimos todos menos el cumpleañero, y los dos saxos.
Escalamos el cerro de 1.400 m. de altura, a pié, con lluvia y viento. El Niño llegó primero, segundo nuestro coordinador Gordillo, tercero Guido y yo cuarta, no diré quien fue el último porque mi novio queda mal parado, ja, ja,ja, ja, ja.
Obviamente, el cartel que decía "prohibido pasar", lo obviábamos, valga la redundancia, y logramos tocar nieve virgen, hacer culí patín, sacar fotos (próximamente podrán verlas, están buenísimas), la guerra de bolas de nieve y todas esas cosas.
A mi tanta nieve me hizo acordar, que tenia que comprar jabón en polvo porque no había mas. Perdón me desubiqué, ja, ja, ja. Eso me pasa por ser tan sincera.
Luego cansados de nieve, y porque llovía mucho y las bolsas en los pies de algunos amigos ya no daban más, fuimos a la confitería giratoria, comimos churros, unos café con leche, otros gaseosas, escuchamos un par de temas del Gondwana y nos fuimos.
Gordillo tuvo la fantástica idea de colarnos en el teleférico y así lo hicimos. El problema fue al bajar, que nos amenazaron con llamar a la policía sino abonábamos los tickets ... ... Resultado?. Ni abonamos ni vimos a los zorros, ya que el Chalabus, nuestro amigo, arrancó como nunca y aceleró para huir todos sanos, salvos, contentos ... pero mojados. Asi que esa tarde no hubo Centro Cívico.
Volvimos a la casa a bañarnos y a mostrarles a nuestros otros amigos las fotos del cerro y contarles nuestras chalaventuras del día.

......................

Bueno gente, eso fue más o menos lo que paso. Es difícil transmitir algunas sensaciones, sentimientos, alegrías, broncas, pero hubo de todo, como la vida misma, nos quitaba y luego nos daba, cosas buenas, malas, pero todas nutritivas para esta enorme escuela, que es la vida.
Fueron noches que te quedan en la memoria, mateadas, trucos, chinchón, tute cabreros, pasteles de papa, las pizzas odiadas en un momento, y luego no aguantamos más y las hicimos el sábado a la noche caseras, los desayunos con cereales, leche y bananas. Las peleas por comer el pan antes de comer la comida.
Y después para Seba y a mi, la “cosita” de habernos ido sin ellos, dejarlos allí, porque los extrañamos. Pero sabiendo que es lo que buscaron y para hacer lo que ellos hacen mejor, MUSICA, y que con eso decimos todos.
Espero disfruten y se sientan un poco en esos momentos, mediante estas crónicas.
Los saludo con un abrazo a todos y cada uno de ustedes, de la flia. chalera.

Los veo, nos seguiremos viendo en la gira eterna.

Natalia                




No hay comentarios:

Publicar un comentario