jueves, 15 de diciembre de 2011

MI HISTORIA CON CHALA



MI HISTORIA CON CHALA
(diciembre de 2011)


          Hola, les quería comentar mi historia, no para que salga en algún lado o en la página, sino para agradecerles por tanto!.
          Actualmente tengo 22 años, por cumplir 23 el 21 de marzo del año entrante.
          Un día, cuando tenía 15 años, yo estaba boludeando en mi computadora, en busca de escuchar bandas nuevas, cosas nuevas, música nueva, y en un buscador encuentro una canción de una banda que decía "Africa - Chala Rasta". La verdad que esta canción tan simple me hizo pensar muchas cosas, la humildad, la igualdad, la mística del reggae. Cuando la escucho me llega mucho, siento algo muy profundo, un síntoma de hermandad. Es una canción muy hermosa.
          A partir de ahí me volví como loco buscando todo tipo de canción de la mismísima banda, de Chala Rasta. Canción que escuchaba, canción que me gustaba, que me llegaba a un sector dentro de mi alma, de mis sentimientos y de mis pensamientos. Cuando estoy mal, no hago otra cosa que escuchar Chala Rasta, tirarme en mi cama a escuchar Chala Rasta lo más alto que pueda, y si no me pongo audios y escucho hasta no parar. Me hace sentir seguro, pensar, vivir más la vida, ser más humilde, y sobre todo alejarme de todo lo malo que podría llegar a pasar. Cuando estoy feliz también escucho Chala Rasta hasta no parar. Canto y lo escucho en cualquier lugar, en el auto, en todos lados. Mis amigos siempre me putean pero no importa, siempre que estén conmigo van a escuchar Chala Rasta. Ellos nunca se detuvieron a escuchar, siempre subestimaron una banda. Para mi gusto, después de Bob Marley, Chala es la mejor, demuestran pasión y mucho más.
          Pasé por muchas etapas y me faltan pasar por miles etapas más en mi vida, y siempre en algún momento me siento identificado con algunas canciones. Hoy en día estoy muy identificado con "Paraíso aborigen", es la canción que más me gusta, me encanta cuando cantan Christian y Mariana, la voz de Mariana me encanta, suena lindo con la banda, le da un toque mágico, se lo dije en una oportunidad cuando tocaron, hace poco, en Club La Paternal, que les compré el último CD y el libro. Por cierto, esa noche estaba un toque pasado de la ebriedad, y cuando comencé el libro no descansé hasta no terminar de leerlo.
          Y la otra canción que me llega hoy en día es “Payaso de trapo”, es una canción muy hermosa, me encanta la letra.
          Les cuento que tuve una historia con ustedes, muy en particular. Los fui a ver a San Bernardo. Un año, yo me había ido a vacacionar con mis amigos, estábamos parando en Mar de Ajó, pero en la otra punta, no la que limita con Sanber, y estábamos ubicados en el fondo, bien al fondo, no cerca de la playa. Yo, sinceramente, no la estaba pasando muy bien con mis amigos. Había muchas cosas que me costaban, hacía 10 años que no tocaba Mar de Aj, desde que se habían separado mis viejos. Había mucha historia ahí, prácticamente nací en Mar de Ajó, vacacioné desde que nací hasta los 8 años, y luego mis padres se separaron y nunca más volví, nunca me animé a volver, pero, bueno, se dio la oportunidad, tomé coraje y me fui con mis amigos.
          Yo no la estaba disfrutando, había muchos líos, peleas con amigos, cosa que es normal en la convivencia, y más lo fuerte que significaba para mí volver a un lugar que tenía recuerdos muy gratos, pero las cosas en mi mente no habían quedado bien.
          Resulta que un día salimos con mis amigos a la Plaza de Sanber, nosotros no teníamos internet ni nada como para fijarnos en la página, y de pronto veo, ahí en el bar de la esquina, el cartel de Chala Rasta diciendo que tocaban. Corro desesperado a ver a qué hora empezaban y me dicen que en 30 minutos. Vuelvo con mis amigos, a las apuradas, para decirles y si querían venir, ellos me respondieron con soberbia "no!" y les dije “bueno, no hay drama, yo voy igual a verlos. No me esperen me vuelvo solo”. Uno de los chicos se me caga de risa, como diciendo “che, sos tarado flaco? estamos en la loma del orto, cómo te vas a volver solo?”. Y le dije “sí, vuelvo solo, quédense tranquilos”. Y entré al bar. Estaba totalmente ansioso por escucharlos, el recital estuvo buenísimo, me sentía abrazado, contenido. Mientras los escuchaba, le di un par de tragos de más y, lógico, estaba medio copete. Pero, bueno, no paré de disfrutarlos, no quería que se termine más el recital. Fue algo muy lindo para mí. Era lo que me faltaba para levantar mi bajón.
          Seguro van a pensar, “qué boludo este pibe! está de vacaciones con amigos y está bajón!”. Pero, bueno, era lo que me pasaba y con ustedes me sentí bien.
          Termina el recital, salí, y emprendí mi viaje hacia la casa donde estaba parando, en la otra punta de Mar de Ajó. Encaré para la playa y le entré a dar, con todos los CDs, y todo que había comprado. Obviamente, es una forma de agradecer por lo mucho que hacen!. Y estaba tan borrachín que terminé caminando por el mar. Aunque no lo crean, me metí al mar y empecé a caminar, el agua me llegaba hasta pasando un poco las rodillas, jajaja, re loco todo esto!!. Fue larguísimo el viaje, pero estaba feliz. En una me llama mi hermano mellizo (que es del grupo y que estaba con nosotros), y preocupado me pregunta donde estaba y le dije que estaba yendo para allá, por la playa. Él sale a buscarme y nos encontramos llegando a Mar de Ajó, paralelo por la playa, donde estaba la calle que nos dejaba en la casa que parábamos. Y ahí tuvimos una charla muy íntima, sincerándonos ambos que nos estaba pasando lo mismo, mucha melancolía por el lugar, la zona, y lloramos. Fue un momento que, la verdad, no se vive nunca. Sólo en momentos extremos. Bueno, luego de esa charla fuimos a la casa, nos cambiamos y nos fuimos a desayunar. Un momento entre hermanos que jamás podría cambiarlo.
          Eso lo generaron sus canciones, sus voces y su música.
          Bueno, les quiero pedir perdón por la mala redacción, y por todo esto. Pero quiero agradecerles porque, aunque no parezca, por lo menos en mí hacen mucho y llenan muchísimo. Mil gracias por todo. Yo sé que no soy una persona que va siempre, no puedo ir siempre a los recitales a verlos. Pero quédense tranquilos que siempre que pueda voy a ir. Solo o acompañado, pero voy a ir.!!.
          Son lo mejor.
          Mil gracias por tanto.

Gonzalo Longo





No hay comentarios:

Publicar un comentario