viernes, 27 de abril de 2012

RELATO DE UN SABADO DE "FAMILIA"



RELATO DE UN SABADO DE "FAMILIA"
-Ritual de Reencuentro 2012-
(Salón Reducci - 21/04/2012)


- Che vieja....al final me tenés que cuidar al pibe el sábado que viene.... los de Unione e Benevolenza nos garcaron..... así que la banda tuvo que salir a buscar otro lugar y el recital se hace el 21.
- Ay querido.... ese sábado yo tenía que salir con mis amigas..... vos y tus amigos de "chaca rastra" o qué se yo cómo se llaman!
- Haceme el aguante viejita...... es el recital del Reencuentro... ese día no puedo faltar. Y ya te dije mil veces vieja: se llaman "CHALA RASTA".

Todo había empezado con el bardo del lugar... una semana más de espera y los pibes ya quieren salir a bonchar.
En las redes sociales la muchachada hacía notar su bronca por la suspensión de la programación original, pero todo se tranquilizó cuando desde la organización de la banda se confirmaba el cambio de lugar y fecha. Siete días más no era nada.... sólo hay que controlar un poco más la ansiedad...
Mientras tanto, la hermosa "Familia Chalera" seguía promoviendo una y otra vez el sorteo de CDs, libros y demás, cuyos números te los darían a cambio de tu colaboración: todo sirve, ropa, arroz, zapatillas, polenta, pulloveres, etc. Los pibes ya no se lamentaban por la demora...había una semana más para juntar....
Y finalmente llegó el día tan esperado. Pintó el sábado 21 de abril. El clima acompañó la noche de reggae. Y hacia allá vamos todos.
Los bondies que salieron del sur llegaban temprano, plagado de banderas y cervezas, la banda del oeste lo hacía por sus propios medios, pero envueltos en las banderas que los identifica, del norte también llegaban... y del este se escuchaba un candombe que venía desde el Uruguay con sus tambores sellando la hermandad.
Nunca mejor puesto un nombre como el "Ritual del Reencuentro". Reencuentro con la banda, sí, pero también con los amigos de otros barrios, de otras zonas lejanas que uno y otro año convergen a todos los shows posibles, pero nunca están ausentes para los Reencuentros.
Y allí estaban el Monito, la Colorada Volker y sus laderos juntando todo lo que los pibes llevaban. Poco importaba si se hacían de su ticket para el sortero. El objetivo principal era el de colaborar, el de juntar más y más alimentos y ropas para donar. La "Familia Chalera" estaba orgullosa de la repercusión de su "Colecta Solidaria". El espíritu de Maxi y de Darío decían presente una vez más.
Por dentro, el Salón Reducci emulaba casi a la perfección al conocido Unione e Benevolenza. Era como si del banco de suplentes saliera el delantero que nos haría ganar el partido sobre la hora. Los pibes adornaron las barandas y el escenario del lugar con los trapos de sus barrios y las frases que los representan: "La banda del Oeste", "Parque Patricios", "Acompañando la emoción de volverte a ver", "Padua", "General Rodriguez", "Caraza", "La voz que canta con el pueblo en la garganta"...y la fraternal bandera de la Familia Chalera presente en cada show y que alberga en sí misma a los pibes del sur, las chicas del oeste y todas las banderas que la escoltan. La damisela Majo Gordillo no deja de estampar flashes a quienes se crucen en su camino. Dany de prensa va y viene como queriendo encontrar su lugar en el show. Ceci del oeste recorría el salón como un rayo buscando su tierra. Maxi, Juancito y Lucas dejan los equipos listos para generar música, Chiki cuida celosamente que la organización sea un éxito, el salón se colma de chaleros...la familia copa el reducto... nadie se queda afuera. Las remeras de los colores futbolísticos quedan solapadas por las de la Familia Chalera... apenas se asoma algún color de Lanús o de la Academia por debajo de ellas... El lugar se tiñe de rojo, amarillo y verde...un verdadero homenaje a la música reggae.
Y repentinamente, parece llegar el momento..... aparece la banda.... casi completita. El "Niño" ocupa el background del escenario en su batería endemoniada, Juancito con su renegrido bajo, Mariana con la voz tan dulce como su flauta traversa, Lisandro carga su viola, Maxi prueba su teclado, Guido sopla su elefante de acero y Martín se saca la furia con los parches....Están todos, todos menos Christian, quien se hace desear unos minutos más, pero finalmente desemboca en el centro del escenario con su guitarra y su voz para regalarnos su "Último round" anticipándonos dos horas de puro reggae del mejor. Los pibes se enloquecen...Mariano, como invitado, tuvo su hinchada propia típica de un Nº 10 cuando es cambiado al final del partido.
La magia de la banda va transformando el clima en una cofradía de amor y amistad... amores que se reencuentran, amigos que bailan y disfrutan, regueros de Fernet y cerveza que corren por doquier, chicas y chicos bailando y saltando... no hay tema que no canten todos al unísono...todos conocen todas las canciones, todos hacen el coro desde abajo... Una y otra vez los pibes quieren ser partícipes de su propia fiesta, y colman el salón con paraguas y banderas gigantes, ayudados por la organización de Blanky... Entre canción y canción Gabriel me susurra al oído que "llegamos a juntar más de 50 bolsas de alimentos y ropa y los llevaré personalmente al hogar"...la expresión de felicidad en su punto más alto.
Y la música sigue su rumbo..."Séptimo Hijo", "Magia", "Candombe".....y llega "Como será?"..... "Morrison no ha muerto no...Hendrix no ha muerto....Lennon no ha muerto....Bob Marley no ha muerto, no.....y Luca Prodan no ha muerto, no...Lucan Prodan no ha muerto...." y al terminar la canción ya a nadie se le ocurre desearle folclóricamente la muerte a nadie, mostrando una clara madurez del público chalero ante la adversidad de la lucha por la vida de un pibe que curte otro estilo musical. Todos queremos que Gustavo Cerati se recupere, aunque nunca lo veamos entre nosotros cantando reggae.
La fiesta empieza a llegar a su fin....casi como una ironía del destino, cuando se escucha "El sol sale otra vez...pero no sale como ayer" todos sabemos que estamos ante el "ocaso" del show... Se sortean los premios, que ya poco importan a esta altura de la noche...el objetivo era colaborar para juntar donaciones... y eso se logró.
Un cierre fantástico con "Lejos de mi"...será difícil vivir mucho tiempo lejos de tí....
Botella que viene, botella que va.... los zócalos del Reducci sufrieron la metamorfosis de haber dejado la madera para transformarse en aluminio de latas de cerveza. La banda anunciaba el próximo show... hasta pronto.... nos volvemos a ver en unos días...Constitución, San Cristóbal, Congreso...se tiñen de los colores rastafaris. Los pibes regresan a sus casas con la felicidad de haber estado en el Ritual del Reencuentro...mañana, sonará en sus oídos una vez más "siempre así... siempre igual ... acomodando mi ilusión....acompañando la emoción de volverte a ver....".

          - Te quiero vieja....gracias por cuidarme el pibe.

Sebastián López Brusa - La Plata (Buenos Aires)
(integrante de la Familia Chalera)




No hay comentarios:

Publicar un comentario