sábado, 7 de junio de 2008

VOLVEMOS AL SUR DEL GRAN BUENOS AIRES



Volvemos al sur del Gran Buenos Aires
(junio de 2008)


      Qué tal, amigos.
      Los quiero invitar al recital del viernes 13 de junio a las 21:00 hs. en Peteco’s (Lomas de Zamora). Esperamos una verdadera fiesta, como siempre, quizás acrecentada porque hace mucho que no tocamos en el sur.
      Estamos muy entusiasmados esperando este momento, entre otras cosas para presentar una nueva canción. Creo, sin temor a equivocarme, que no va a ser una canción más, sino que dejará huella y con el transcurrir se convertirá en una de las clásicas. Hace tiempo quería descubrir esta historia que por alguna razón se escondía, de pronto el velo que la ocultaba se desvaneció y quedo ahí, dispuesta frente a mí, esperando mansamente que la haga canción. “Dos personajes tan semejantes que pudo haber sido uno reencarnado. Gotas de agua que nos dieron todo y no les dimos nada …”.


DEUDAS (GOTAS DE AGUA)
Sobreviviendo a la inhóspita fé del mundo
rezo al último Dios, corazón y metralla
(la victoria está en el aire).
El aire que me hace falta en la falsa calma
me sobra en la batalla.

El trueno es mi dolor, la lluvia mi llanto
(la sierra te adoptó),
los pájaros mi canción, la selva mi morada
(se acerca el final).
Al final te enseñé con mi vida en esa escuelita
y no aprendiste nada.

Ya sabrán quién soy cuando regrese,
y desde el árbol de la eternidad voy a brotar.

De abajo, de la raíz, de la humildad suprema,
buscando el amanecer de aquella noche buena
(los caminantes van).
Y cuando al fin todos éramos uno en comunión sagrada
me traicionaste al alba.

Despierto en la oscuridad, no sé bien qué pasa
(el monte Gólgota),
recuerdo un clavo, una cruz, un grito, una lanza
(perdona sin pensar).
Pensar que yo di mi vida por una sonrisa
y no me dieron nada.

Ya sabrán quién soy cuando regrese,
y desde el árbol de la eternidad voy a brotar.

Dos gotas de agua que aman la misma lluvia
se juntan y nacen ríos de libertad.
Dos mil años y el mar, la pólvora y la paz,
la distancia los une más.

Ya sabrán quién soy cuando regrese,
y desde el árbol de la eternidad voy a brotar.

Seré argentino, en otras tierras, idolatrado,
seré judío asesinado por sus hermanos.
Seré Holocausto, seré Hiroshima y desaparecido,
seré marea de agua bendita contra el olvido.

Vendré a caballo, borraré fronteras, domaré montañas,
seré mujer descamisada frente a la Plaza.
Viajé a la India y me hice rica, amando pobres,
resucitando cuando todos esperen que abandone.

Seré cantante y enfrentaré a las siete plagas,
para mostrarle a quien me escuche que no te matan.

Y una noche de soledad, frente al espejo,
ví a un hombre que no sabrá morir de viejo
convencido de que la vida no vale nada
si no tenés por qué o por quién sacrificarla.

Ya sabrán quién soy cuando regrese,
y desde el árbol de la eternidad voy a brotar.

Los espero.

CHRISTIAN GORDILLO      



No hay comentarios:

Publicar un comentario